Año nuevo, vida nueva


Ya termina el primer mes del año y siendo honestos, ¿quién no ha dicho esta frase cada que inicia un año?, y aunque a veces lo decimos de broma o sarcásticamente, esto es lo que muchos deberíamos de hacer cada año y no quiero decir que cambiemos de vida drásticamente o sí, no lo sé eso solo tú lo sabes, lo que si sé es que siempre queremos empezar un buen hábito ya sea comer sano, hacer ejercicio, aprender algo nuevo, o dejar esos malos hábitos como dejar de fumar, ser más organizado o simplemente dejar de acumular esas cosas que tenemos en casa guardadas desde hace mil años y que ni usamos y es más ya ni sabemos qué es lo que tenemos ahí guardado.

Y por qué no aplicar el borrón y cuenta nueva tanto en casa, como en el trabajo como con nosotros mismos, aquí te dejo algunos tips para que empieces este año renovado, muchas veces enero no es el mejor mes para cambios ya que nos estamos apenas recuperando de las vacaciones, las fiestas y nuestra economía apenas va sanando así que si crees que en enero no empezaste como querías no te preocupes cualquier momento es bueno y por qué no empezar nuestro año en febrero al 100% y con una energía súper positiva.

Dile hola a tu nuevo yo

1. Haz las paces contigo: todos tenemos ese algo que, qué se yo que nos choca y muchas veces no sabemos ni qué es, así que piensa en cada momento en el que te has metido en problemas, o te has hecho pasar un mal rato por alguna actitud tuya ¿ya lo identificaste?, Bueno ahora piensa, ¿lo puedes cambiar?, ¿Cómo lo puedes cambiar?; ¿No lo puedes cambiar? Bueno piensa que tanto te afecta, a veces es necesario ayuda de un profesional, y ojo! Eso no quiere decir que estas mal, o que estás loca. Esto con el fin de que aprendas a aceptarte como eres, aprendas a conocerte y sobre todo aprendas a amarte.

2. Cambio de look: a veces por mínimo que este sea nos hace sentir renovadas, ya sea un nuevo corte (aunque sea un despunte, que sabemos que realmente nunca es un despunte), un nuevo color de cabello, que tal un lifting de pestañas, no tiene que ser un cambio radical, el chiste es que te sientas cómoda y feliz con el nuevo cambio.

3. Haz lo que te apasiona: pregúntate a ti misma que tanto te apasiona tus días, te despiertas de buenas? No tiene que ser diario, recuerda siempre habrán días buenos y malos aunque está en ti que tan malos pueden llegar a ser, tal vez tu trabajo no te apasiona tanto o de plano nada pero es el que te da de comer y no quiere decir que renuncies, o al menos no hasta tener un nuevo trabajo que cumpla con tus expectativas, pero lo que si puedes hacer es buscar algo que a ti te guste, si te gusta bailar, cantar, hacer ejercicio, hacer manualidades, busca clases cerca de tu casa o de tu trabajo de algo que quieras aprender o que te apasione, o has un espacio en tu casa en donde puedas realizar estas actividades, y hasta puedes involucrar a tus hijos.

4. Consiéntete: Después de trabajar tanto ya sea en oficina, o en casa, cuidar a las mascotas o a tus hijos, chutarte todos los días el tráfico infernal, las filas del súper, creo que lo mínimo que te mereces es consentirte un poco, piensa qué es lo que te gusta hacer, qué te relaja, olvida las culpas, muchas veces nos limitamos a relajarnos por qué pensamos en que tal vez es un gasto que podríamos ocupar en otras cosas más "valiosas" o tal vez creemos que "¿Cómo vamos a salir a echar el trago, cómo podrías dejar a los niños?", Créeme una vez al mes o 2 no le hacen daño a nadie al contrario necesitas darte un break y respirar.

En Casa:

5. No lo usas, no te sirve: Siempre he dicho que algo que no usaste en todo el año es algo que no deberías de tener en casa y siendo franca a muchas se nos da eso de acumular cosas, que si la ropa que ya no nos queda “por si bajamos de peso”, que si las colchas del año del caldo “porque te las dio tu abuela”, que si la ropa de bebé “por si nos animamos a tener otro”, que si los vasos “ay por que son de la graduación de perenganita, o de la prima” y ahí te encargo cuando menos te das cuenta tu casa es una bodega de cosas que seguramente ya ni te acuerdas que tenías, yo soy de la idea de que algo que no usaste en los últimos 6 meses o máximo un año, no debes de tenerlo en casa, créeme que deshacerte de algunas cosas hasta te dan alivio, te ayudan a cerrar ciclos o simplemente a que veas tu casa más limpia y recogida, no necesariamente tienes que regalar o tirar las cosas, puedes hacer una venta de garaje y hasta una lana extra te llevas por deshacerte de eso que ya no querías.

6. Reglas para todos: no es por nada pero si analizas un poco te podría apostar que la mayoría de los pleitos que tienes con tu marido, o con tus hijos, o con tus papás son por falta de reglas, y no quiero decir que te conviertas en sargento, pero a veces si es muy necesario poner una que otra norma, sabes tipo: después de jugar hay que recoger, no usar celulares a la hora de la comida, el que cocina no lava, si tus hijos son adolescentes sería bueno acordar una hora de llegada desde la primera vez que salen a una fiesta, también puedes crear un calendario de actividades en donde cada integrante de la familia tenga responsabilidades, recuerda poner a los niños responsabilidades acorde a su edad, nadie debe estar exento de responsabilidades, al final todos forman parte del hogar y te sentirás mejor de ver que no todo lo referente al hogar recae en ti.

7. No a la monotonía: es muy fácil caer en la monotonía y muy difícil salir de ella y un claro ejemplo es la película Date night (una noche fuera de control), después de años haciendo lo mismo es difícil tratar de hacer las cosas diferentes, y esto es con tus hijos, con tu pareja o simplemente en tu vida, dicen que la vida hay que vivirla y a veces se nos olvida vivir, haz playdates con tu familia, ve a un motel con tu pareja, ve al cine sola, simplemente haz cosas nuevas.

8. Casa nueva: ¡Calma! no necesariamente debes cambiar de casa, aunque a veces es algo sano, todo depende de la situación que vivas, pero a veces con renovar tu casa basta y esto es más simple de lo que crees, puedes cambiar muebles de posición, cambiar el color de tu casa, hacer limpieza profunda como ya lo habíamos dicho, comprar algún mueble o detalle lindo para tu casa.

En la oficina:

9. Siguiendo horarios: Definitivamente este es uno de los grandes cambios que todos deberíamos hacer, independientemente de cuanto trabajo tengamos hay que tener en claro que el trabajo nunca terminará, y si accedes a quedarte horas extras una vez, esto se volverá frecuente, al igual que si olvidas tu hora de comida, respeta tus horarios y respeta los de la empresa, no regales tu tiempo, cumple con tus horarios.

10. Siéntete motivada: No importa si tienes una oficina completa para ti sola, o un cubículo lo importante es que sea un lugar en donde te sientas cómoda e inspirada, pimpea tu lugar de trabajo y hazlo parte de ti.

Espero que estos tips te sirvan, recuerda que para un cambio en tu entorno debes empezar contigo misma, no es fácil pero a veces vale la pena darle un giro a nuestras vidas, y volver a empezar.

#lifestyle #mommyblogger #blogparamamas #blogdeestilodevida #estilodevida #añonuevo #vidanueva #vidademama #vidademamá #lifestyleblog #momlifestyle #mamásbloquerasdeMéxico #blogger #blogenespañol #healthy #healthylife #vidasaludable

Síguenos
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de YouTube

Política de Privacidad

Coyoacán | Ciudad de México

©Todos los Derechos Reservados de A Toda Madre.

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.